¿Cuáles fueron los secretos del gran suceso deportivo, mediático y organizativo de los Juegos de la Juventud Buenos Aires 2018? En la fase previa, hubo bastante incertidumbre ya que los mismos serían protagonizados por atletas muy jóvenes carentes del magnetismo que poseen las estrellas consagradas. Tras una apertura espectacular en la Avenida 9 de Julio, con la asistencia de un cuarto de millón de personas y una teleaudiencia de varios millones de espectadores, el certamen explotó rápidamente y las acreditaciones gratuitas para ver las distintas pruebas se agotaron a poco de ser puestas a disposición del público.

El suceso se apoyó en tres grandes pilares: el desempeño superlativo de la delegación argentina que sumó una cantidad impensada, en un principio, de medallas doradas, plateadas y de bronce; la gigantesca inversión en un Parque Olímpico y una Villa especialmente construida para los participantes en el Sudeste de la Capital Federal; y finalmente, la belleza y emotividad de una serie de transmisiones en vivo con calidad internacional que llegaron a poner a la TV pública y a los canales argentinos que tomaron la señal oficial en lo más alto de las mediciones de rating en las mañanas, las tardes y las primeras horas de la noche, cada jornada.

Así como los chicos deportistas tuvieron durante meses un largo entrenamiento para brillar en pistas, piscinas, canchas y estadios, los técnicos, productores y profesionales de la TV debieron también hacer lo propio durante varias semanas para poder adaptarse a disciplinas absolutamente nuevas y otras que directamente no se informan en vivo en la Argentina.

Se realizaron experiencias piloto previas para poder generar expertise audiovisual en disciplinas tales como el break dance, la escalada deportiva, el kitesurf, el handball en arena, el cross country que regresó al olimpismo tras casi un siglo de ausencia y el básquet con volcadas y partidos de tres contra tres con un solo aro para convertir. Media Hub, la empresa nacional que fue elegida entre múltiples propuestas nacionales y del exterior por el Comité Olímpico Internacional, desplegó a diario un conjunto de siete camiones de exteriores para cubrir al unísono las distintas sedes.

Los predios se extendieron hacia los cuatro puntos cardinales: desde el Sur en Villa Soldati hasta el Norte en el Buenos Aires Lawn Tenis. También, desde el Este de Puerto Madero hasta el lejano Oeste de Tecnópolis, en Villa Martelli.

 

Se recurrió a la tecnología más avanzada que existe en el mercado planetario: unidades subacuáticas de altísima definición, cámaras especiales de alta velocidad y también de slow motion para las repeticiones y los detalles. Cada una de las cadenas televisivas de los más de doscientos países que participaron de los juegos tuvo de manera permanente hasta un máximo de nueve eventos simultáneos que exigieron una dotación de más de 150 especialistas en TV de nuestro país.

Para la productora Media Hub, acostumbrada a grandes eventos como el Campeonato de Primera División del fútbol argentino, las elecciones presidenciales de Estados Unidos, los Tours ciclísticos de San Juan y San Luis, la Fiesta del Sol o la Fiesta de la Vendimia mendocina, el desafío fue también el más elevado de su historia.

Los medios especializados de Europa, Estados Unidos, Japón, China y Rusia destacaron la estética alcanzada por las imágenes de la natación, el atletismo y la gimnasia artística, entre otras. Desde cualquier gran capital del mundo pudieron "switchear" y escoger al instante entre un verdadero menú de competencias indoor o al aire libre.

 

 

El Comité Olímpico Internacional tomó nota de los avances logrados en Buenos Aires y ya piensa incorporar para Tokio 2020 y para los próximos juegos de la Juventud de Dakar 2022 novedades tales como: una apertura imponente realizada fuera de los estadios (hecho inédito al que hubo que someterse a pesar de no poder contarse con más de dos o tres días de ensayo), una relación absolutamente igualitaria para varones y mujeres entre 14 y 18 años, y acceso gratuito a todas y cada una de las justas ordenado por pulseras electrónicas que se conseguían sin intermediarios, a través de internet.

Argentina, uno de los 13 países fundadores del COI a fines del siglo XIX, estuvo a la altura de las circunstancias. La ceremonia de cierre tendrá lugar en la "intimidad" de la Villa Olímpica, para contrastar con las diez cuadras de extensión en la avenida más ancha del mundo que albergó el inicio de los Juegos. Será una fiesta muy especial y casi íntima para los atletas, voluntarios, técnicos y profesionales que ayudaron a mostrar al mundo entero un verdadero éxito organizativo y tecnológico.

 

Fuente: